Category

Gastronomía

Gastronomía

Roscón de Reyes

carla

ROSCÓN DE REYES

550 g de harina de fuerza

100 g de leche

170 g de mantequilla pomada

25 g de levadura de panadería

2 huevos XL

175 g de azúcar

30 gr de agua de azahar

Ralladura de 1 limón y de 1 naranja

sal

Decoración:

1 huevo

azúcar y almendra laminada

  • Calentar un poco la leche, no más de 40ºC y deshacer la levadura en ella.
  • Añadiremos 50 g de harina y lo amasaremos para formar una bola y la colocaremos en un recipiente tapado con un trapo húmedo y la dejaremos reposar junto a un lugar cálido, para que pueda doblar su volumen.
  • Mientras tanto, formaremos un volcán con el resto de la harina y le incorporaremos el resto de los ingredientes , amasando bien hasta obtener una masa compacta. Ahora es el momento de incorporarle la bola con la levadura reservada y mezclaremos bien. (si está muy húmedo y se pega, añadir un poco más de harina de fuerza) Bolear y dejar reposar en un recipiente tapado, cerca de una fuente de calor (más o menos 1 h y media o hasta que doble su volumen)
  • Una vez doblado su volumen, volver a amasarlo un poco para darle su forma definitiva. Es preciso hacer primero una bola a la que haremos un agujero en el centro e iremos estirando para dar la forma de roscón.
  • Ahora introduciremos las figuritas o “sorpresas” que envolveremos en papel film.
  • Colocar el roscón en una bandeja de horno, sobre papel sulfurizado y dejaremos que fermente dentro del horno durante 1 hora aproximadamente a una temperatura de no más de 40º C hasta que doble su volumen.
  • Pasado este momento, sacamos el Roscón, subimos la temperatura del horno a 180ºC, arriba y abajo. Y mientras tanto decoraremos el roscón. Primero le pintaremos la superficie con huevo batido, procurando no apretar la masa y después le ponemos el azúcar y las almendras laminadas.
  • Meter el Roscón a 180º C durante 20 minutos
  • Sacar y dejar enfriar.

Consejo: Procurad que cuando saquemos el roscón en la última fermentación para decorarlo, no sufra un cambio de temperatura brusco y se baje.

También podéis cortarlo y rellenarlo de nata, crema o trufa!




Gastronomía

Panna Cotta de Turrón y Miel

La Panna Cotta o nata cocida es un delicioso postre italiano muy fácil de hacer pero que requiere de un tiempo de reposo en la nevera para que coja cuerpo (unas 3 horas)

Panna Cotta de Turrón y miel

500 ml de nata líquida
150 gr de Turrón de Jijona
4 láminas de gelatina
50 gr de azúcar glass
miel

Antes que nada pondremos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría, unos 15 minutos.
Mientras tanto pondremos en un cazo a calentar, la nata junto el turrón desmenuzado, dejando que hierva removiendo continuamente para que no se nos coja al fondo. Una vez rompa a hervir, bajaremos el fuego y dejaremos que cueza unos 5 minutos para hacer una mezcla homogénea. En este momento le añadiremos el azúcar y las hojas de gelatina bien escurridas, removeremos bien.

Colaremos y lo pondremos en vasitos, copas o recipiente deseado. Lo meteremos en la nevera durante unas 3 horas.

Truco para desmoldar la Panna Cotta sin que se nos rompa, es colocar el recipiente sobre agua caliente unos segundos.

Antes de servir, decorar con un chorrito de miel, y turrón rallado por encima. También podemos tamizar por encima un poquito de caco en polvo.

Lo podemos decorar con frutas del bosque, mermeladas, coulis de frutas, frutas en almíbar, frutos secos…




Gastronomía

La perdiz, sabrosa y exquisita

carla

La que más abunda en España, la perdiz roja, es de color pardo rojizo, con listas en tonos castaños, blancos y negros; su cuello es corto y su cabeza pequeña.

Las más sabrosas son los ejemplares jóvenes o las crías, también llamadas perdigones.

El peso de estas aves oscila entre 250-400 gr y su carne es exquisita. Una de las peculiariedades de las perdices es que caminan durante más tiempo que vuelan, por lo que sus muslos pueden poseer una mayor dureza que el resto del cuerpo. Admiten muy distintas elaboraciones, siendo populares las perdices con chocolate y las escabechadas.

PERDICES CON CHOCOLATE

3 perdices

18 cebollitas

2 oz chocolate negro

1 vaso pequeño vinagre

¼ l. vino blanco

2 ajos

laurel, perejil, pimienta, AOVE y sal

Las perdices una vez limpias, las ataremos con cuerda de bramante para que no pierdan su forma, y las sazonaremos con pimienta y sal. A continuación las freiremos en aceite muy caliente. Una vez doradas, las colocaremos en una cazuela de barro.

En el mismo aceite en el que las hemos frito, rehogaremos los ajos, la hojita de laurel y la ramita de perejil. El sofrito resultante lo verteremos sobre las codornices, agregando después el vino, vinagre y caldo. Lo dejaremos cocer a fuego lento.

Mientras tanto, pelaremos y escaldaremos las cebollitas, friéndolas (bien escurridas) hasta que estén doradas. Las sazonaremos con sal e incorporaremos a las perdices. Rallaremos el chocolate y lo desharemos en poco de salsa del guiso, vertiéndolo también en éste y dejaremos cocer todo junto hasta que las perdices estén tiernas.




Actualidad, Gastronomía

El Biomoscatell seduce a los restaurantes de la Marina Alta

El Biomoscatell seduce a los restaurantes de la Marina Alta. La segunda jornada Cuina’Moscatell ha demostrado las infinitas posibilidades gastronómicas de un producto que ha permitido elaboraciones tan sofisticadas como una espuma de erizos sobre una base de espirulina y zumo de moscatell o un postre de queso y coca de llanda con sorbete de moscatell y crema de hinojo.

El concejal de Agricultura y Fomento Económico de El Poble Nou de Benitatxell, Manolo Segarra, junto con el técnico responsable del Proyecto BioMoscatell, Jose Manuel Bissetto, se han mostrado muy satisfechos por la implicación de la hosteleria y restauración en la segunda edición de Cuina’Moscatell y la motivación de los estudiantes de cocina a introducir el moscatel en sus platos.

img_3776

El Biomoscatell ya se ha colado en las cocinas y en las cartas de los restaurantes más prestigiosos de la Marina Alta y sus chefs solo tienen halagos para el zumo ecológico del Biomoscatell y el vino Moraig. La segunda jornada de Cuina’Moscatell ha demostrado la implicación de la hosteleria de la Marina Alta en la recuperación de un producto tradicional y al tiempo con un gran potencial en la cocina creativa

La jornada ha generado un debate entre bodegueros, restauradores, hosteleros, cocteleros, políticos y productores. Todos han coincidido en que el moscatell es un producto tan genuino de la Marina Alta que debe formar parte obligatoriamente de la oferta gastronómica. El enólogo y escritor, Joan C.Martí, conductor del debate ha animado a los participantes a apostar decididamente por el zumo y los vinos del moscatell que, impulsados por El Poble Nou de Benitatxell, aspiran a lograr la denominación de origen protegida.

Entre los profesionales del sector de la restauración de la Marina Alta han participado cocineros de los restaurantes Brou de Pedreguer, La Sella Golf Resort de Jesus Pobre, Volta y Volta de Xàbia, Pont Sec de Dénia y El Baret de Miquel Ruiz de Dénia, además del director del CDT, Pepe Vidal, el gerente del Macma, Jovi Lozano-Sesser y Miguel Angel Julià, coctelero y ganador del mejor cóctel de la Comunidad valenciana 2016, elaborado con zumo de moscatell del proyecto Biomoscatell.

img_3777

De esta manera, los grandes cocineros de la comarca se han volcado en el proyecto BioMoscatell y sus productos, tan ligados a la cocina de la Marina Alta. La jornada ha concluido con una degustación en la que han realizado platos los estudiantes del Maria Ibars, Gonzalo Cubells y Andreu Mut, que han sorprendido con un postre de queso, coca de llanda, crema de hinojo marino y sorbete de moscatell. El chef Ramón Martín de La Sella ha preparado un foie con gelatina de moscatell y Miquel Ruíz de El Baret de Miquel Ruíz ha asombrado con su esponja de erizo sobre lecho de alga espirulina y zumo moscatell.

CuinaMoscatell ha nacido para que la restauración apueste por un ingrediente autóctono, además de ecológico. “La jornada de hoy confirma el interés que los restauradores tienen de nuestro producto. Nosotros estamos convencidos del potencial del proyecto Biomoscatell y queremos recordar que trasciende el producto en si mismo puesto que es una clara apuesta por recuperar el territorio, el paisaje y la cultura” destacó Manolo Segarra.Marina Alta.

La segunda jornada Cuina’Moscatell ha demostrado las infinitas posibilidades gastronómicas de un producto que ha permitido elaboraciones tan sofisticadas como una espuma de erizos sobre una base de espirulina y zumo de moscatell o un postre de queso y coca de llanda con sorbete de moscatell y crema de hinojo.

img_3789

El concejal de Agricultura y Fomento Económico de El Poble Nou de Benitatxell, Manolo Segarra, junto con el técnico responsable del Proyecto BioMoscatell, Jose Manuel Bissetto, se han mostrado muy satisfechos por la implicación de la hosteleria y restauración en la segunda edición de Cuina’Moscatell y la motivación de los estudiantes de cocina a introducir el moscatel en sus platos.

El Biomoscatell ya se ha colado en las cocinas y en las cartas de los restaurantes más prestigiosos de la Marina Alta y sus chefs solo tienen halagos para el zumo ecológico del Biomoscatell y el vino Moraig. La segunda jornada de Cuina’Moscatell ha demostrado la implicación de la hosteleria de la Marina Alta en la recuperación de un producto tradicional y al tiempo con un gran potencial en la cocina creativa

La jornada ha generado un debate entre bodegueros, restauradores, hosteleros, cocteleros, políticos y productores. Todos han coincidido en que el moscatell es un producto tan genuino de la Marina Alta que debe formar parte obligatoriamente de la oferta gastronómica. El enólogo y escritor,Joan C.Martí, conductor del debate ha animado a los participantes a apostar decididamente por el zumo y los vinos del moscatell que, impulsados por El Poble Nou de Benitatxell, aspiran a lograr la denominación de origen protegida.

img_3785

Entre los profesionales del sector de la restauración de la Marina Alta han participado cocineros de los restaurantes Brou de Pedreguer, La Sella GolfResort de Jesus Pobre, Volta y Volta de Xàbia, Pont Sec de Dénia y El Baret de Miquel Ruiz de Dénia, además del director del CDT, Pepe Vidal, el gerente del Macma, Jovi Lozano-Sesser y Miguel Angel Julià, coctelero y ganador del mejor cóctel de la Comunidad valenciana 2016, elaborado con zumo de moscatell del proyecto Biomoscatell.

De esta manera, los grandes cocineros de la comarca se han volcado en el proyecto BioMoscatell y sus productos, tan ligados a la cocina de la Marina Alta. La jornada ha concluido con una degustación en la que han realizado platos los estudiantes del Maria Ibars, Gonzalo Cubells y Andreu Mut, que han sorprendido con un postre de queso, coca de llanda, crema de hinojo marino y sorbete de moscatell. El chef Ramón Martín de La Sella ha preparado un foie con gelatina de moscatell y Miquel Ruíz de El Baret de Miquel Ruíz ha asombrado con su esponja de erizo sobre lecho de alga espirulina y zumo moscatell.

img_3820

Cuina’Moscatell ha nacido para que la restauración apueste por un ingrediente autóctono, además de ecológico. “La jornada de hoy confirma el interés que los restauradores tienen de nuestro producto. Nosotros estamos convencidos del potencial del proyecto Biomoscatell y queremos recordar que trasciende el producto en si mismo puesto que es una clara apuesta por recuperar el territorio, el paisaje y la cultura” destacó Manolo Segarra.




Gastronomía

Sopa de cebolla al horno

carla

Con este tiempo es cierto que el cuerpo nos pide platos calientes y que nos reconforten, es por ello que decidí hacer una sopa de cebolla y huevo.

La sopa de cebolla o “soupe a l’oignon” es un plato emblemático de la cocina francesa, considerada en la época de la Revolución Francesa un plato humilde dados sus ingredientes sencillos pero que por su preparación minuciosa, es un manjar. (La auténtica sopa de cebolla necesita unas 2-3 horas de preparación dada la cocción lenta de la cebolla en la mantequilla que requiere además ser supervisada continuamente)

Sopa de cebolla al horno

Ingredientes para 4 personas

½ kg de cebolla

1 litro de caldo

25 gr de mantequilla

tomillo, laurel, sal y pimienta

Pimentón de la Vera

100 gr de gruyère rallado

Pan tostado en rodajas

4 huevos

sopa-de-cebolla

Pelar y cortar las cebollas en rodajas finas que las rehogaremos en una sartén con mantequilla, sal y pimienta y la dejaremos a fuego lento hasta que este muy pochadita, pero sin que se nos queme.

Mientras tanto pondremos a calentar el caldo (si no tenemos usaremos agua y una pastillita de avecrem) junto a las hierbas aromáticas.

Cuando la cebolla esté pochadita será el momento de ponerle un cucharadita de Pimentón de la Vera que removeremos rápidamente para que no se queme y acto seguido le agregamos el caldo caliente que teníamos preparado. Dejaremos que cueza todo unos 20 minutos.

Verteremos en soperas individuales y les pondremos unas rebanadas de pan tostado por encima, espolvorearemos de queso y gratinaremos.

Una opción exquisita es echarle un huevo en el momento que salga del horno.

Decorar con cebollino, salvia o cilantro… muy fino picado.




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR