El invierno ya se ha ido y la temperatura es cada vez más cálida, estamos en plena temporada de pulgas y garrapatas. Aproximadamente desde marzo hasta octubre debemos tener unos cuidados especiales con nuestro can.

En la peluquería veo a diario perros con pulgas y/o garrapatas por eso quiero explicar un poco el problema que pueden causar, como prevenir que nuestro perro los coja y como eliminarlos correctamente.

  • Las pulgas no son solo muy molestas y hace que el perro se rasque continuamente de forma compulsiva sino que también pueden sufrir una reacción alérgica a la saliva de la pulga, produciéndose erupciones. Pueden transmitir enfermedades y en casos severos provoca anemia e incluso la muerte del animal.
  • Las garrapatas son pequeñas pero bastante más peligrosas, pueden contagiar distintas enfermedades como la Ehrlichiosis, Piroplasmosis, Babesiosis, una parasitosis, la enfermedad de Lyme o Borreliosis.

Ahora sabiendo lo que implica que nuestro perro tenga estos parásitos debemos revisarlo después de cada paseo cerca de jardines, árboles, bosques etc. Debemos cepillar a nuestra mascota y fijarnos en las zonas más importantes como puede ser la barriga que es donde menos pelo suele haber y se detectan bien las pulgas. Son muy pequeñas y saltan rápidamente. Las garrapatas suelen verse mucho en zonas como las axilas y orejas, pero pueden estar por todo el cuerpo.

No solo es suficiente revisarlo. Yo a mis animales siempre les he puesto algún producto para repeler estos parásitos. Existen muchos productos en formas de pipeta, spray, pastilla, champú, collar pero como cada perro es un mundo debemos averiguar cuál es el mejor para el nuestro. Por ejemplo si nuestro perro padece del estómago o tiene una digestión algo difícil no deberíamos optar por la pastilla sino quizás mejor la pipeta. El veterinario puede ser de gran ayuda a la hora de elegir un producto.

A mí personalmente me gusta mucho el collar (dura 6 meses)para todo el año para repeler el mosquito de la leishmania, garrapatas y pulgas. Sin embargo en las temporadas altas de pulgas y garrapatas es conveniente añadir la pipeta o pastilla mensual.

Si nuestro perro ha cogido pulgas o garrapatas el tratamiento debe ser más intensivo, en vez de poner la pipeta por ejemplo cada mes, a las 3 semanas se la deberíamos repetir. Bañarlo con champú repelente y limpiar la casa a fondo, las cunas de nuestra mascota y los sitios a los que tenga acceso (cama, sofá, cojines etc.).