Lactancia materna¿Por qué es importante la lactancia materna?


La lactancia materna proporciona beneficios a la salud de bebés y madres. La leche materna proporciona una nutrición óptima a los bebés y ayuda a desarrollar el sistema inmunitario de los bebés para combatir y evitar infecciones. La lactancia materna también puede ayudar a que las madres pierdan peso después del nacimiento y puede ser una experiencia que establezca un vínculo especial entre las madres y los bebés. Sin embargo, para muchas mujeres, dar el pecho es un reto, especialmente en las primeras semanas después del nacimiento. Por lo tanto, realizar intervenciones para mujeres embarazadas y madres de recién nacidos puede ayudarles a tener los conocimientos y expectativas adecuadas y dar soporte a una red para iniciar y continuar con la lactancia materna.

¿Cuáles son las intervenciones para dar apoyo a la lactancia materna?
Los médicos y las enfermeras pueden ayudar a aquellas mujeres que desean dar el pecho proporcionándoles formas de obtener ayuda profesional (p. ej., consejero de lactancia), de otras compañeras (p. ej., grupo de apoyo de madres) o educación formal (p. ej., clases, vídeos, materiales impresos) sobre la lactancia materna. Estos mecanismos entonces pueden proporcionales información útil sobre la lactancia materna, incluidos los siguientes puntos:
•   Información sobre los beneficios de la lactancia materna.
• Información sobre accesorios de lactancia (p. ej., ropa para amamantar, sacaleches).
•   Ayuda directa sobre cómo amamantar (p. ej., ayuda para que el bebé succione y se coloque en posición).
•   Proporciona ánimo sicológico y tranquilidad.

¿Cuáles son los posibles beneficios e perjuicios de llevar a cabo intervenciones de apoyo de la lactancia materna?
Hay evidencias de que realizar intervenciones de apoyo de la lactancia materna aumenta el número de mujeres que dan el pecho y la cantidad de tiempo que lo hacen. Sin embargo, no existe en este momento suficiente evidencia que demuestre que realizar estas intervenciones se traduce a la larga en una mayor salud para las madres y los hijos. Hay muy pocos datos sobre los posibles perjuicios de realizar intervenciones en apoyo de la lactancia materna, pero pueden incluir un aumento de la ansiedad en relación con la lactancia materna y un mayor sentimiento de culpa por no dar el pecho.