Quiero escribir este mes sobre una experiencia que yo misma he vivido, me ha gustado mucho y lo recomiendo.

El Camino de Santiago de por sí es una experiencia, qué desde mi opinión, hay que hacer una vez en la vida como mínimo. Caminar en plena naturaleza con la casa a cuesta, conociendo gente de todos los lados de España y del mundo entero, desconectar de la rutina, del coche y del estrés de nuestro día a día. Al pensar en hacer el camino se me ocurrió, ¿Por qué no hacerlo con mi amigo de cuatro patas? Es un sentimiento de manada muy grande para ambos, ya que significa dormir juntos, comer juntos y caminar a todos los sitios juntos hasta el siguiente pueblo donde pasar la noche. Si ya te he convencido para empezar esta aventura maravillosa, aquí te dejo algo importante que tener en cuenta.

  • Primero debemos tener en cuenta la edad de nuestro can y la raza. No es lo mismo viajar con mi perro de 10 meses que con mi perro de 10 años, las rutas diarias deben ser más cortas y más descansos. También hay que tener en cuenta en que estación del año queremos emprender el viaje y si lo hacemos con un Bulldog francés o con un bretón.
  • Hay que reservar los hostales o casas con bastante antelación, siempre informando de que llevaremos nuestro perro y que dormirá en la habitación con nosotros. En los albergues los animales están prohibidos.
  • El pienso que nos llevaremos. En muchos restaurantes y bares te pueden dar las sobras de la cocina para que tu perro coma, la gente suele ser cariñosa con ellos. En mi caso le compré una alforja, que es una mochila para perros, debe tener bolsillos a ambos lados para mantener el equilibrio, en ellas puse un par de kilos de pienso. Prefiero que mi perro tenga una alimentación adecuada y no me gusta que coma restos de comida que pueden contener demasiadas especias, salsas, cebolla, espinas etc. La mochila se cargará en función del peso de tu perro, ejemplo; si tu can pesa 35kg, 1,5kg a cada lado es lo máximo que debería llevar.
  • Como último y no menos importante es la preparación física que necesitareis ambos. El camino no es tarea fácil ni para el perro ni para nosotros. Debemos entrenarnos con caminatas largas al menos unos meses antes de emprender el viaje, para que esta sea una experiencia divertida tanto para nuestro can como para nosotros. Si camino de Santiago no es una opcion para ti, puede ver el free tour estocolmo, la cual es una segunda opcion muy favorable