Es cierto que la primera vez que habrás visto a tu perro comerse el césped te has asustado y pensado que tiene algún problema.

Este comportamiento nos resulta extraño ya que todo el mundo sabe que los perros son carnívoros. Pero incluso su ancestro más cercano, el lobo, tiene hábitos de comer plantas verdes, siendo su preferida el césped también.

Existen varias teorías de por qué nuestras mascotas comen hierba:

  • Para purgarse, está es la hipótesis más aceptada. Al comer pasto les ayuda a regurgitar o vomitar y, por tanto, a limpiar su estómago. Aunque es verdad que muchos perros después de comer la hierba no la vomitan.
  • Para suplementar su alimentación, puede que estos perros solo se alimenten de pienso seco y busquen algo de fibra para favorecer su digestión.
  • También es posible que coman hierba porque les guste el sabor, al igual que a algunos canes les gusta comer lechuga, pepino u otros vegetales.

¿Cuándo puede ser peligroso para nuestra mascota que coma hierba?

  • Por si hay plantas tóxicas entre la hierba o si se han echado pesticidas en el césped. Puede provocarle malestar y diarrea.
  • Si come mucha hierba, de forma compulsiva. A veces los perros comen hierba para expulsar algún objeto ingerido que no pueden echar de otra forma.

Hay que estar muy atento al comportamiento del can ya que la mayoría de los perros comen hierba. Debemos fijarnos bien en el comportamiento y ver si siente un posible malestar.  En caso de duda podemos llevarlo a nuestro veterinario de confianza para que lo revise.